Adhalion

Y he aquí que el príncipe nació fuerte y sano, y lo llamaron Adhalion, Mirada del Alba, pues sus ojos eran claros como un amanecer y la oscuridad abandonaba los corazones cuando el niño reía.

Y he aquí que Adhalion creció alto como el pueblo de su padre y hermoso como el pueblo de su madre, y las gentes se regocijaban y decían: “¡Los Aruvë guarden a nuestro príncipe amado! ¡En amado rey ha de convertirse!”.

Pero, ¡ay!, he aquí que un día Adhalion la vio, y su mirada se oscureció para siempre.

Últimas publicaciones de Lola Basavilbaso (ver todo)

1 Comentario

  1. por Francisco Solanes publicado el 20/01/2014  15:19 Responder

    Muy bueno, tenés mi like ;)

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada