El muchacho y la dríade

Un joven muchacho se colgó en la rama del árbol porque había visto a su amada besar a otro hombre. La rama, que no estaba acostumbrada a cargar tanto peso, se quebró. El chico se incorporó a tiempo para ver cómo el tronco del árbol se abría en dos y de allí salía una hermosa mujer.

–¿Quién eres? –le preguntó el joven a la bellísima criatura que contemplaba.
–Soy una dríade. ¿Dime qué es lo que te aflige?
–Mi amada no me ama.
–¿Y ése es motivo para destrozar mi morada?

La dríade se alejó enfadada del lugar.

–¡Humanos! –exclamó.

Antonio V. Garcia

Soy graduado en Ciencias Ambientales por la UAH. He publicado un libro titulado Hisnal: Cuentos para quien no ha dejado de soñar. Me gusta escribir relatos de fantasía, de ciencia-ficción, de misterio y de terror. No hay mucho más que pueda decir sobre mí.

Últimas publicaciones de Antonio V. Garcia (ver todo)

1 Comentario

  1. por Andrew publicado el 22/01/2014  00:04 Responder

    El desamor es muy duro, la mayoría lo sabemos, pero forma parte de la vida, del caminar del día a día. Creo que reflejas el significado de superación y por ello admiración por la naturaleza que no debe pagar por nuestras tristezas amorosas. Me ha encantado!

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada