El nido

Es muy complicado salir de una caracola, sacudir tu pelo al viento y confesar que escribes. Escribir, escriben muchos, incluso casi todos los personajes de ficción lo hacen. Un fotógrafo que yo conozco, cuando me vio con el pelo lacio y una babosa que se escurría a modo de diadema en mi pelo, me dijo que había acertado: que para escribir hay que salir del nido y observar lo que acontece. Pero cuando miré a mi alrededor vi un bosque de fantasía con su unicornio alado, y aquello me pareció tan normal, que volví a esconderme en mi vieja caracola.

Últimas publicaciones de Laura Garrido (ver todo)

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada