EL ULTIMO GUILLOTINADO

-¡Que cabeza la mía!–dijo Lord Brownion, el último humano en pasar por la guillotina-. Le gusta rodar cuesta abajo y desde el fondo del canasto reírse de su cuerpo vacilante.

         -Es que ya conoce el final-le respondió su verdugo, el señor de los Lobos, sin sonreír.

 Los animales han acabado con los caníbales. Ahora, los árboles pueden bajar tranquilos de la Montaña Sagrada a beber el agua del río.

La primavera anuncia un nuevo florecer.

 

Últimas publicaciones de Martin Perisset (ver todo)

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada