En la ventana

“¡Déjate de estupideces, Elizabeth!” le habían dicho durante toda su vida los patriarcas de su familia, todos hombres de ejército, incrédulos a las historias de hadas que Elizabeth juraba haber visto, a tal punto de llegar a prohibir los cuentos infantiles bajo el techo de su hogar.

Pero aún así, Elizabeth continuó viendo a aquellas pequeñas criaturas de overoles amarillos y gorros de lana verde, de largas barbas blancas y risueños ojos celestes que cada tarde, hasta el día de su muerte, se acercaban a su ventana en busca de deliciosas galletas de leche a cambio de nuevas historias mágicas.

DanJovanovich

Uno más del montón con aires de señor. 17 años. Estudiante.

Últimas publicaciones de DanJovanovich (ver todo)

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada