Nostalgia

Pasa las tardes sombrías revisando su caja de recuerdos: un trozo de espada quebrada del príncipe valiente, la corona de la bella durmiente. Ya no le queda nadie y presiente que pronto acompañará a sus difuntos: amigos y enemigos. Tose volutas de humo que ennegrecen sus antaño brillantes escamas, y de sus grandes ojos amarillos por primera vez en su vida resbala cálida, una lágrima de dragón.

Últimas publicaciones de Mel Nebrea (ver todo)

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada