Amante luna.

Se reflejó la plateada luna sobre su pelo dibujando el sendero de las caricias que su amante le regalaría, indicándole el camino hacia la poesía de sus labios.Pero de repente se escondió la luna y el amante, perdido en la sombra y la tiniebla, resquebrajó la poesía y rompió las caricias.

Últimas publicaciones de Xesca Forteza (ver todo)

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada