El reloj de sol

   Cada atardecer la estatua del soldado la observaba leer en el jardín. Durante unos minutos proyectaba su sombra para acariciarla. Se deslizaba por su cuerpo, despacio;  después el tiempo se la arrebataba de nuevo. Nadie percibió nunca cómo caían sus lágrimas pétreas los días nublados.

Últimas publicaciones de Antartica (ver todo)

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada