Las reinas

El infiel dragón rapta a la callada reina, quien desde los cielos estudia el vetusto castillo. Ninguna ventana parece haber notado su ausencia, y el vuelo prosigue en las alturas.

 

El incauto rey recibe a su fiel sirviente en la alcoba: la reina no aparece. Preocupado, manda a buscarla por los alrededores.

 

El diabólico dragón deposita en su cueva a la callada reina, quien ojea en rededor y emite una señal de reprobación. El dragón se acerca y silencio.

 

El desesperado rey implora a los dioses el retorno de su amada.

 

La infiel reina vuela sobre el dragón, abrazándolo.

Últimas publicaciones de Alejo Arienti Dalcolmo (ver todo)

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada