Siendo feliz en el infierno.

Los antiguos egipcios creían que cuando morían un gran ser le hacía dos preguntas claves: ¿Fuiste Feliz? O ¿hiciste en tu vida a alguien feliz? Una mañana cualquiera  me dio por pensar en mi felicidad, busque porque era feliz y me argumente con tres cosas: Mi cuerpo está completo y mi mente deseosa de aprender. La segunda fue, tengo esposa, trabajo, amigos y conocidos. Y la tercera que a pesar de todo lo que había vivido en años al final del camino si había sido feliz. La segunda pregunta me había costado buscar su respuesta hasta que me argumente en lo siguiente.: La gente de mí alrededor no me desprecia, por lo tanto en algo toco su felicidad, mi madre me llama buen hijo por lo tanto es feliz. Así que para mí, sería un cielo más o menos seguro.

Los días pasaron después de mi ejercicio, pero había una duda pero sobre todo un vacío en mí, si soy feliz y hago a la gente feliz ¿qué tiempo tengo para que esto se mantenga hasta mi muerte? ¿Siempre tendré el cielo esperándome?¿ Quién soy yo para decir que el cielo es mío? Así que por aquella angustia era mejor volver al ejercicio pero esta vez quería el infierno. Comencé a ser más callado y poco sociable, deje de cuidarme mi cuerpo sintió por primera vez las drogas el alcohol y demás locuras de moda.  Me divorcie perdí todo mi dinero, no supe cuando mi madre murio y me di cuenta de cómo había quedado en tanta soledad. Al final del camino había logrado lo que quería y solo esperaba la muerte.

Una mañana un ser gigante vino a buscarme me llevo hacia una luz que al final había dos puertas enormes, un ser con apariencia de soldado me hizo las dos grandes preguntas: Y les dije que no había cumplido nada acerca de ser feliz o hacer feliz alguien, ergio su cabeza y dijo: estas equivocado mi querido amigo, lo tuyo es el cielo, yo me enoje y le pregunte con tono fuerte, ¿Porque?

Diría que cuando eras feliz podrías haber llagado y te diría que el infierno es lo tuyo pero no es cierto, cuando cambiaste de lugar hiciste lo que poca gente haría, aceptar que el cielo solo es una ilusión que la gente ve como propósito inmediato y no a largo plazo. ¿Cuántos en la tierra quieren ir al cielo?, pero ¿Cuántos de verdad aceptan que no se merecen el cielo? Ese fue tu primer gran paso, después decidiste dejar todo sin saber que tu perdida de dinero llego a gente que de verdad la necesitaba o no sabes que tu madre después de tu desaparición en las drogas tomo tu dinero e hizo un lugar con tu nombre  donde van las personas adictas a recibir ayuda, tu esposa se fue lejos pero siempre cuenta tu historia y hacen que más personas busquen el cielo o el infierno, entonces mi querido amigo eres parte del cielo o el infierno tú lo decides…

Alexander Bittonc.

2 Comentarios

  1. por Beb publicado el 23/01/2014  05:14 Responder

    Muy bueno, me gusto mucho.

    Saludos!!

    • por Alexander Bittonc publicado el 23/01/2014  13:23 Responder

      Graciasss

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada