ATRAPANDO LA LUZ.

Los niños jugaban a atrapar la luz sin conseguirlo. Aún así no cesaban en el intento. Sabían que no lo podían conseguir pero lo intentaban cada vez que veían esa pequeña luminaria de hermoso tono blanquecino.

Y cuando pensaban que podían lograrlo, la luz se escabullía por cualquier rendija dejando a los chiquillos con cara desangelada.

Pero, no se daban  por vencidos y volvían una y otra vez a la caza. Eran incansables, tenaces y persistentes. En cuanto volvía a aparecer la luz, allí estaban ellos tratando de cogerla.

Ma Dolores Alvarez

Escribo para revistas literarias como: Reliteraria Deglozel, Cuentos y mas,el Ateneo del Norte y Acantilados de Papel.
Participo todas las semanas en el Concurso de Microrrelatos de la Cadena Ser.

Últimas publicaciones de Ma Dolores Alvarez (ver todo)

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada