Con unas copas de más.

El serenatero gustaba de enseñar equilibrios a las cabras. Los pobres animales se destornillaban, muertas de risa, viéndole hacer equilibrios. Y sobre todo  si llevaba encima unas cuantas copas de más.

Era digno de ver dando traspiés  y manteniéndose en pie a duras penas. Pero lo curioso del caso es que no dio con sus huesos en el suelo en ningún momento a pesar de su  ingesta de alcohol

Fijaos si estaba borracho que a las pobres cabras las confundía con sus compadres de serenata ¡qué vaya usted a saber dónde los había perdido!

Ma Dolores Alvarez

Escribo para revistas literarias como: Reliteraria Deglozel, Cuentos y mas,el Ateneo del Norte y Acantilados de Papel.
Participo todas las semanas en el Concurso de Microrrelatos de la Cadena Ser.

Últimas publicaciones de Ma Dolores Alvarez (ver todo)

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada