Un Demonio Llamado Ira

Sus manos recorrían todas las noches los caminos de su piel fría, la excitación del momento producía los orgasmos que ella sentía, quería a ese hombre más que a su propia vida, Dios se lo regalo y aprendió a ser mujer enseguida, le dio a ese hombre la virginidad que ella tenía, le dio el amor que sentía por su cuerpo día tras día.

Entrego sus purezas a esas manos que tanto le decían te amo mi vida.

Una noche entro por la puerta un demonio llamado ira y se la llevo ese mismo día.

aixa canosa

Venezolana y española por mi padre, administradora de profesión, etc etc

Últimas publicaciones de aixa canosa (ver todo)

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada