El vértigo

Un vértigo siento al oír tus pasos,

Que en mis sienes late al mirar tu boca,

Se hace temblor cuando tu piel me toca

Y yo ya no soy yo al caer en tus brazos.

 

Lanzado de mí mismo, arrebatado

Por la tormenta de tu piel de arena,

Me dejo devorar entre tus piernas,

Cautivo de tu cuerpo desatado.

 

Como un náufrago del seno expulsado

Del bravo mar por las ardientes olas,

Me recobro y respiro sobre el lecho

De tu vientre jadeante de amapolas.

¿Me recobro? Si yo ya fui deshecho:

Otro soy, por tus besos hechizado.

Últimas publicaciones de Eugenio (ver todo)

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada