El consejo.

No sé porque me han citado, pero no era para nada bueno. El consejo se reunía en contadas ocasiones y siempre para dilucidar delitos de sangre.

Yo era el escriba, que tomaba las notas en cada sesión. Pero ese día me habían citado como testigo.

¿De qué? No tengo ni idea. Acudiría como siempre con mis utensilios de escriba. Tan sólo tenía que decir la verdad y todo saldría bien.

¡Que equivocado estaba! El consejo que estaba compuesto por los más altos dignatarios necesitaba una cabeza de turco. Y me toco a mí. Si lo llego a saber no me presento.

El consejo era una pandilla de pomposos jerifaltes, que estaban acostumbrados a conseguir lo que quisieran.

Ma Dolores Alvarez

Escribo para revistas literarias como: Reliteraria Deglozel, Cuentos y mas,el Ateneo del Norte y Acantilados de Papel.
Participo todas las semanas en el Concurso de Microrrelatos de la Cadena Ser.

Últimas publicaciones de Ma Dolores Alvarez (ver todo)

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada