Hastío

Este 21 de diciembre no va a pasar nada. Nada de nada. Malditos mentirosos. Embaucadores de pacotilla. Lo mismo nos hicieron pensar ya en innumerables ocasiones. 2010, 2009, 2006. Antes de esto 2002 y por supuesto en el 2000. Nos hicieron creer que el mundo por fin se terminaba, que toda esta porquería llegaba a un término. En 1999 me hicieron creer que el farsante francés podría haber tenido un atisbo de lucidez. Mentiras. Mentiras y más mentiras. Ustedes no lo recordarán, pero esto ha ocurrido centenares de veces. Y ni que hablar del año 1000, cuando los jinetes vestidos de negro bajaban de las montañas a matar cristianos, siempre de a cuatro y en caballos de diferente color, como si fueran los mismísimos jinetes del Apocalipsis. Mucho antes los apóstoles y hasta tres generaciones después, cuando los creyentes eran pasto del coliseo, decían que el fin era venidero. Ya lo he dicho. Mentiras. Este mundo no tendrá fin. Y como si no fuera suficiente soportar mi calvario y este general hastío, ahora debo hacerlo con los comentaristas que no se cansan de ilusionarnos con fechas ficticias y cálculos cuyo único asidero son las intenciones de llenarse un poco más los bolsillos.

«Carta enviada al diario Nacional de Vicente Flores, firmada por un tal, Lázaro de Betania»

Últimas publicaciones de Alvaro Morales (ver todo)

1 Comentario

  1. por Ursula M. A. publicado el 17/02/2014  00:12 Responder

    Se adecúa muy bien en el género

Responder a Ursula M. A. Cancelar respuesta

Tu dirección de email no será publicada