Tarde de lluvia

La lluvia está llamando a mis cristales
-suave repiqueteo de campanas-
se entretiene jugando en mis ventanas,
mientras pinta paisajes otoñales.

La gente se refugia en los portales
pues descargan las nubes con más ganas,
formándose en los charcos filigranas
y en la arena del parque, barrizales.

La tarde se oscurece, arrecia el viento,
huele a tierra mojada en el ambiente
y trenza la nostalgia al pensamiento.

Me tatúa recuerdos en la frente,
haciéndome muy dulce este momento
y arrastrando un poema hasta mi mente.

Últimas publicaciones de aurora (ver todo)

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada