Ocasiones.

Y conocí tus pechos bajo una noche

Estrellada y la luna sonreía al ver que

Mis manos acariciaban lo más

Impenetrable de tu cuerpo.

¡Cuerpos desnudos en el silencio, Partículas de

Vida al mezclarse tu respiración con mi ser!

Contemplando tus pechos cuando se estremecen

Bajo el Incansable revolotear de mis besos.

 

Las estrellas de plata y luna de marfil observan,

En una noche desmedida, desbordada de pasiones,

Te abrazo mujer.

En donde solamente a lo lejos

Alumbra el faro con tristeza arraigada e incapaz y

Mis manos acarician tu Piel una vez más.

Últimas publicaciones de Aury Bayardo Rodriguez Gonzalez y Baez. (ver todo)

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada