REFLEJOS

 

 

Esta noche vendré para beberte

la saliva que baja por tu cuello

y pondré al descubierto tu cabello

hasta hacer que mi boca te despierte.

 

Esta noche querré cambiar mi suerte

y por eso mis manos – lo más bello –

sobre ti  lanzarán en atropello

todo el pulso que en aire se convierte.

 

Llenaremos las sábanas de risas,

las paredes con versos de Vallejo

y los labios con marcas de camisas.

 

Comeremos arroz en un espejo

y después de soplarnos como brisas

pasaremos a ser sólo un reflejo.

Últimas publicaciones de carmen crespo (ver todo)

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada