Cariñosamente distantes

Rolf se eternizaba en pensamientos de amor hacia su prometida. Frente a ella, le nació un poema, que comunicó con sus dedos y una carita sonriente de felicidad. Le hizo ver a su amada que después de hoy, caminaría sobre rosas rojas de polímero de carbono de colores. Eran mensajes que disfrutaron sin hablarse. Su voz se había extinguido generaciones atrás. La veía hermosa con su boca reducida a un leve orificio y sus dedos más alargados que finos, señalaban un futuro optimista.

Últimas publicaciones de Gil Sanchez (ver todo)

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada