Cuerpos

Tu cuerpo golpea al mío como una ola,
buscando el calor de la piel desnuda,
vienes y esperas, tan suave, tan ruda,
en un descontrol que todo controla.

Despierto el deseo, la razón cae sola,
suspiros, jadeos, mientras todo ayuda
a saciar los sentidos. Ya no hay duda
de encontrarnos pecando a la bartola.

Yo tomo de tu boca vacilante,
la pasión que seduce, ata y atropella,
elevando el placer a cada instante.

Mujer que goza es una mujer bella:
en el dulce vaivén, fuerte y constante,
mi cuerpo contra tu cuerpo se estrella.

Últimas publicaciones de Ruperto Torres Torres (ver todo)

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada