Te extrañan mis eñes.

¡Qué soñada era mi piel: de la hazaña

que le tiñeron todos tus rasguños!

¡Y con sus dos montañas, mis terruños,

qué lampiña era tu piel y qué huraña!

 

Visiones: tu cañada escudriñaba

mi cariñoso señuelo que empuño.

Luego reñí y, en el ensueño tuyo,

desempuñé de mi amor la champaña.

 

No olvido, tu guiño rompía mi ceño.

No te empañas, de recuerdos me baño.

Yo te añoro y mis sueños en ti empeño.

 

Mi dueña, pequeña Diosa de antaño.

Todos los años, tristes o risueños,

te extrañará la entraña de este extraño.

Últimas publicaciones de Oscar Raul Santos Lopez (ver todo)

5 Comentarios

  1. por Yizeh Castejón publicado el 07/03/2014  01:51 Responder

    Enhorabuena, es espectacular.
    En breve nos pondremos en contacto contigo.
    ¡Felicidades!

    • por Oscar Raul Santos Lopez publicado el 07/03/2014  04:47 Responder

      Muchas gracias por tu comentario. Aprecio en verdad que eligieron mi poema. Se lo escribí a alguien muy importante: esa mujer que los hombres podremos olvidar sólo después de que nuestro propio nombre resulte difícil de pronunciar, o quizá cuando no recordemos como caminar o cuando no sepamos si estamos vivos o muertos.
      Tengo una petición que espero que puedan de cumplir. Quisiera un tanto más de la revista para dárselo a la dueña del poema. Entiendo que tenga algún costo extra. Espero que sea posible. Muchas gracias.

  2. por Elia Garcia Zarranz publicado el 07/03/2014  12:29 Responder

    Enhorabuena!!

  3. por aurora publicado el 07/03/2014  15:26 Responder

    Felicidades Óscar, un saludo

  4. por Luis Miguel Rubio Domingo publicado el 09/03/2014  13:54 Responder

    Hola Óscar, felicidades por el galardón. Me he permitido hacer un análisis métrico de tu soneto en el blog del Liceo Poético de Benidorm, espero que te guste.
    www.liceopoeticodebenidorm.blogspot.com

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada