Deseo incesante.

Todo sonido se hizo ausente,

Solo la tenue luz de una vela,

Un ligero aroma a canela,

El, ella y un deseo ardiente.

 

Sin palabras, solos, frente a frente,

Ella extrémese, él la anhela,

No tocarse a sus mentes flagela,

Las enloquece; ya es inminente.

 

Él se acerca, su cuerpo tórrido,

Varonil, y ella cual ninfa, sensual;

Dama ansiosa y varón garrido.

 

Más cercanos, un roce lento, casual,

La luz se esfuma con un soplido

Y con el enciende, su amor carnal.

 

Últimas publicaciones de Erika Gutierrez (ver todo)

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada