SONETO

SONETO

Acércate al rincón de mis paredes

y oculta tu mirada de la luna.

Ven, que siento en mi boca una laguna

con un pez atrapado en propias redes.

 

Ven, así tenga luego que extrañarte,

así deba buscarte cada día,

así deba olvidar alguna parte

del cuerpo donde nada dolería.

 

Si no hay caricias préstame tus manos,

acaríciate toda con mis manos,

trae la piel y enséñame a tocarte.

 

No quiero enamorarme de ti. Lejos

estás… tendrás mi amor si sigues lejos:

ven y quédate aquí para no amarte.

Últimas publicaciones de felipe agudelo (ver todo)

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada