La saca

El abuelo era guardagujas, vivía en “la casilla”, una pequeña vivienda propiedad de la compañía ferroviaria, con su mujer y sus diez hijos. Esta se encontraba a tres kilómetros del pueblo y a unos quinientos metros del monte. Por las noches, mi abuelo permanecía atento al ronroneo del motor del camión que subía al monte desde la abarrotada cárcel provincial. Cuando lo oía se levantaba sigilosamente, a los pocos minutos sentía las descargas de fusilería, se santiguaba y volvía a la cama. Amaneciendo subía al monte para reconocer a los fusilados de esa noche. En su vieja bicicleta se dirigía al pueblo para dar aviso a los familiares de los ajusticiados con el fin de que fuesen a recogerlos para darles sepultura. Jamás hablaba de esto; lo supimos por el testimonio de los vecinos del pueblo que nunca olvidaron el tributo de agradecimiento hacia ese hombre que hoy, anciano, guarda en la retina de sus cansados ojos la imagen de la sinrazón de unos hombres contra sus semejantes.
Doa
Sada 17 junio 2011

Stradivarius

Escribo desde que se hacerlo, pero es ahora que la enfermedad me ha apartado de mis obligaciones laborales cuando lo hago con más asiduidad. En realidad el escribir es una necesidad. En Abril Hércules de Ediciones ha publicado mi primera novela "Strakas-historia de una infamia",la he presentado ya en A coruña, Vigo,Valladolid y Madrid. Si os interesa podéis ver algo sobre ella en mi web o en la página de la editorial.Gracias a los que la leáis, estoy seguro de que os va a gustar. ;-))

Últimas publicaciones de Stradivarius (ver todo)

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada