La bestia interior.

Me encontraba en un estado tal que nadie se atrevía aproximarse a más de dos metros por miedo a ser atacados y eso que estaba encerrada tras gruesos barrotes.

Barrotes que no me impedirían salir cuando todos aquellos que me observaban se fueran.

Entonces liberaría a la bestia en la que me había convertido. Destilando todo el odio y furia, lo encauzaría para acabar con el que me atrapó. ¡Pobre del que se interpusiese entre los dos! No dejaría rastro de aquel individuo.

Ma Dolores Alvarez

Escribo para revistas literarias como: Reliteraria Deglozel, Cuentos y mas,el Ateneo del Norte y Acantilados de Papel.
Participo todas las semanas en el Concurso de Microrrelatos de la Cadena Ser.

Últimas publicaciones de Ma Dolores Alvarez (ver todo)

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada