EL ENTREVERO

No me mires así que desespero.

No te acerques jamás sin una excusa.

Pues el aire que respiro es de acero,

si sobran dos botones en tu blusa…

 

La manzana meciéndose en esmero,

ha secuestrado mis ojos y acusa

que espío bajo el ala del sombrero,

la breve braga en tu falda difusa.

 

Ay! Virgen santa que vida confusa!

Corazón que galopa en el sendero

altivo, viril, erguido y certero.

 

Y tu? Gata en celo que me engatusas.

Y yo? A un paso de ser quien te usa.

Somos cuñados en un entrevero…

 

Últimas publicaciones de Quebracho (ver todo)

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada