Abandono

Ya no es tuya tu piel, muerde los ojos

del sol; crece artilleros el deseo

alza al amor intenso fuego ateo,

mansa avidez hace estallar los rojos

 

campanarios y la savia derrama

su torrente nos arrastra, nos baña,

te atraviesa mi sed,  insiste en saña

y desgaja los frutos de la rama;

 

la noche entra conmigo entre tus ancas

desnuda de sus astros, y no sabe

que el oleaje de vida, esa asesina,

 

con que anega de espuma las barrancas,

suicida en chorros de diamante suave

al tallo, arrepentido de la espina.

Últimas publicaciones de Humberto Hernandez Galvez (ver todo)

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada