Luces de guirnalda.

Solventadas tus artes sensoriales

se enredan tu saliva y mi descuido.

Arrebatan tus manos mi sentido;

Te vislumbro en sueños ocasionales.

 

Tu desnudez la ansiaba yo a caudales.

Es el silencio mío extrovertido

y eres tú mi esperpento desvalido:

que jueguen las manos a ser bozales.

 

Versátil es lo que marca la entrada

del movimiento que rige tu espalda

y enmarca mis senos en tu mirada.

 

Acaricié y me sumergí entre tu halda

buscando ser tu humedad extasiada.

Desperté: Fui la luz de una guirnalda.

Últimas publicaciones de Miscelanea (ver todo)

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada