Con M de Monstruo

Después de tantos años empezar a escribirte una carta resulta tan ilógico e imposible que casi me parece gracioso, pero lo conseguí. ¿Recuerdas cuando de pequeña me decías que esto lo hacías por mi bien? Lo de convertirme en un monstruo, como tú, claro, mi mejor maestro. He empezado a aprender de verdad, y ahora al cortar cabezas ya no siento nada. Cada vez que se desparrama toda esa sangre por mis manos, por mi ropa, y sobre mi espada, recuerdo ese olor a óxido fulminante que tanto te caracteriza.

Sí, padre. Te encontré. Y esta vez no tendré compasión. No he tenido ningún vínculo emocional con ninguna de mis víctimas y he disfrutado oyéndoles suplicar. Pero sé que tú no lo harás porque nunca has sido humano en realidad. Ser un humano conlleva a tener sentimientos y un padre que hace experimentos con su hija, es sólo un maldito monstruo. Míralo por el lado bueno, yo lo hago, gracias a ti he matado a cientos de hombres. Me has convertido en la máquina de matar que programaste. El día en que vi que el fuego que recorría tu cuerpo no te produjo ningún dolor, lo supe. Somos iguales y es gracias a ti. Si matar a asesinos me convierte en asesina, bueno, entonces eso es lo que soy. Mi sangre está igual, o peor, de contaminada que la tuya. Intentarás abrir la puerta, las ventanas, huir, correr. Pero ya sabes cuál es tu final. Morirás de la peor forma de la que se puede morir. Sólo si yo caigo, tú caes.

Y cuando menos te lo esperes.

No desperdicies tus últimos momentos de vida. Sé que no dormirás, y que lo próximo que harás al leer esto será coger el cuchillo más afilado y clavártelo una y otra vez. Pero… ya sabes, eres inmortal. ¿O… no del todo?

Sí padre. Por algo soy tu hija. Descubrí que tu vida estaba ligada a la mía desde hace mucho tiempo, y la única forma de matarte es acabando con la mía.

Y recuerda que será cuando menos te lo esperes.

Si debo morir para acabar con el peor monstruo que ha existido en todo el mundo, que así sea.

Nos vemos pronto, padre,

Morganna.

Sandra Gil

Estudiante en la Universitat de València.
«Be your own anchor».
Escribo porque es lo que me salva de ser una persona corriente.

Últimas publicaciones de Sandra Gil (ver todo)

4 Comentarios

  1. por Yizeh Castejón publicado el 24/02/2014  20:56 Responder

    ¡Guau!
    Tiene pinta de ser uno de esos escritos que salen de las entrañas. ¿Verdad? De los que sueltas y te quedas agusto.
    Me ha gustado. Mucho.
    ¡Mucha suerte!

  2. por Sandra Gil publicado el 26/02/2014  20:41 Responder

    ¡Sí! Es uno de esos que escribes y te quedas muy a gusto, jajaja.
    ¡Muchas gracias! :)

  3. por sergio publicado el 15/04/2014  22:41 Responder

    Me recuerda a la chica de kil bill,un mensaje muy directo y conciso dejando de lado los dobles sentido,me ha gustado.
    Ojala mi hija no me escriba una carta nunca asi!! :( jajaja

    • por Sandra Gil publicado el 26/04/2014  16:32 Responder

      Muchas gracias! jajaja (Espero que a mi tampoco me escriban una carta así!)

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada