… ¿ POR QUÉ SOY TAN PREGUNTONA ?

¿ Quién eres tú cielo mío, que de mis «casillas» sacas?

¿ Por qué en mi mente te sientas… y tu «culo» no levantas?

¿ Quién te ha dado permiso para que mi corazón invadas ?

¿ Quién a sus «anchas» y «gratis» acampa en la parcela de mi alma?

 

¿ Quién es ese «chiquitín»  tan travieso y descarado que se mete en mis entrañas?

¿ Quién ese «pezqueñito» que la niña de mis ojos me tiene siempre ocupada?

¿ Quién se convierte en mosquito para colarse en mi oído y un «te quiero» susurrarme?

¿Quién eres tú «mi dulcito»?, ¿eres el duende de un bosque donde sólo habitan hadas?

 

¿ Quizá vivas… dónde los pájaros trinan en cuanto se asoma el alba?

¿ Quizás purulas… dónde las flores se abren saludando la mañana ?

¿ Quizás habites… dónde los árboles crecen con sus hojas verde claras?

¿ Quizás sólo ir de paseo a jugar con las ardillas, al quedas, brilet ó tábas?

 

No lo digas… ¡ Ya lo sé !

Me he dado cuenta al momento…

¡ Qué lista soy ! un DIEZ me vas a poner

… pues,  yo misma me contesto :

 

En ese bosque encantado, en ese cuento de hadas,

en un blanco caballo apareces, con sillería dorada,

con capa roja hasta el suelo, con entorchados de plata

y empuñando un corazón encendido… como arma.

 

Lo adiviné yo solita, sin preguntar ni a magos ni sabios.

¡ A qué… Ummm, Ummm, Ummm, Ummmmmm… !

¿ ERES TU , SIN DUDA… ¡EL PRINCIPE QUE ESPERABA! ?

 

 

Últimas publicaciones de Victoria Permuy (ver todo)

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada