El enredar con tu flequillo.

Si lo dicta el corazón ¿se considera traición?
Prefiero verlo como el encauzar la vida hacia el destino,
que siempre llega tarde, inesperado y sin previo aviso,
cual lluvia sobre verano o sonrisas de improvisto.
¿Por qué ha de esperar el destino al tiempo,
el ansia a tu cama, hacerte realidad y no sueño?
Pero cambiaron de rumbo los sueños o tal vez,
sea una pausa en mis sentimientos.
No importa si hago paradas en mi camino, disfruto de ellas,
pero quisiera, que tu mano fuese la que se agarrase a mi bolsillo.
Siempre como rumbo, el enredar con tu flequillo.

Últimas publicaciones de Jorge Andrada (ver todo)

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada