Chocaron nuestros lunares

Y en el último instante,
con un estallido de emoción,
chocaron nuestros lunares,
como si fuese el último adiós.
Me pasaría la noche diciéndote adiós,
si en tu cara quedan besos,
para tanto corazón.

Últimas publicaciones de Jorge Andrada (ver todo)

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada