HOY… ¡NO FUÉ UN SUEÑO!.

Hoy… sí eras tú vida mía

el que mi lecho ocupaba

y tu aroma me embriagaba

… cada vez que respiraba.

 

Sin duda eras tú vida mía

porque tu piel no extrañaba,

pues tu cuerpo desprendía

… el calor de mis mañanas.

 

Sólo tu carne mi vida,

es compatible a la mía

si de otra persona fuera

… mi cuerpo rechazaría.

 

Te hubiese reconocido

con mis sentidos tapados

y aún atada, amordazada

… a ciegas mi cuerpo daba.

 

Sabría que lo amarías,

sabría lo acariciabas,

sabría que eran tus besos

… los que en él depositaras.

 

Sólo el «dueño» de mi cuerpo

mis escondrijos buscaban,

sólo mi hombre, mi amante

… sabría donde se hallaban.

 

Hoy tu brazo deslizabas

como una boa en la jungla

que hambrienta, desesperada

… carne jugosa buscaba.

 

Tus caricias despertaban

los sentidos más dormidos

que «desperezando» fueron

… abriéndose a tu camino.

 

Hoy… si eras tú vida mía

el que mi sexo tocaba,

tu mano era vida mía…

¡la de todas las mañanas!.

 

 

 

 

 

Últimas publicaciones de Victoria Permuy (ver todo)

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada