El Artista

Estimadísimo nunca bien ponderado Inspector Gálvez:

¿Y bien? ¿Qué opinión le merece mi obra de arte?

Es cierto que soy modesto, pero ¿acaso puede alguien dudar de mi talento? ¿Notó usted la precisión del corte en el cuello? Casi quirúrgico, se podría decir ¿no le parece?

¿Y qué me dice de la caligrafía de mis iniciales delicadamente pintadas en la pared con las heces de ese pobre diablo? ¡Sublime!

¿Aprecia usted el arte, Inspector? Yo sí, y espero que pueda también usted apreciarlo, pues el arte es bello y nunca, ¡NUNCA!, debe ser censurado. Y mucho menos por personas que no tienen la más mínima idea de lo que es el arte. ¿No concuerda usted, Inspector?

¿Sabe una cosa, Inspector? Siempre quise medirme a usted; siempre añoré el día en que finalmente pudiera probar mi ingenio y astucia contra su sagacidad. ¡Es usted una leyenda viviente, Inspector! ¿Permitirá usted que sea este humilde artista el que termine con su legado? Porque es eso, precisamente, lo que me propongo; quiero desmitificar su buen nombre, dejar bien claro que es usted solamente… un hombre y como tal, no es, ni será jamás infalible.

Créame cuando le digo que está usted frente a su némesis, Inspector. Y en mi libro, como en el suyo, no se permite la palabra “fracaso”. Soy empecinado, Inspector, y muy riguroso con mi arte. No dejo nada al azar y además soy muy perfeccionista, ¿sabe usted?

¡Oh,Dios, como ansiaba este momento! ¡Tiemblo de pura expectativa, Inspector! ¡Y me consagraré, Inspector! ¡Oh, sí, pronto será mi consagración como artista y el mundo será testigo! Y sobre todo usted, mi buen Inspector. Servirá usted y su ilustre carrera, como telón de fondo para presentar mi “Magnum Opus”.

¿Sabe usted cuál será el “lienzo” sobre el que plasme mi próximo “derroche artístico”? Debe usted conocerla, puesto que es muy cercana a su persona y… es más, incluso viven en la misma casa… ¿Quince? ¿Dieciséis años tendrá? Bueno, no lo sé aún y, no es que me importe, pero, ¡oiga, que tampoco soy tan inescrupuloso! Tiene una piel muy tersa y blanquísima… No se preocupe, Inspector, le prometo ser muy gentil y delicado, ¡no faltaba más!

Queda suyo:

Vincent Renoir

P.D

Oiga,que buen gusto tiene usted para los habanos puros. Estos que guarda usted en su mesita de noche son espectaculares.¿Son Montecristos, verdad? ¡Ah, este mi querido Inspector Gálvez! La calidad es primordial ¿eh, Inspector? Espero que le guste el cuadro que lvoy pintar en plena sala… Va quedar ¡de lujo!

 

 

 

 

 

Joel Alicea

Soy de Puerto Rico, tengo 33 años y más que nada, soy un lector empedernido y ocasionalmente me atrevo a escribir. Gracias por leerme...

Últimas publicaciones de Joel Alicea (ver todo)

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada