Insomnio

Siempre la misma historia. Un cuento que se repite de manera interminable a lo largo de la inmensidad del tiempo.

El concepto de tiempo. Algo tan efímero y duradero a la vez. Un broma pesada. Momentos felices dulcemente fugaces y momentos tortuosos imperecederos.

La lluvia choca contra la ventana, de alguna manera es como si me arrullara. El viento silba, los grillos cantan.

Después de tanto me doy cuenta de cómo se agudizan mis sentidos. Una soledad entre una multitud de ondas sonoras que te recuerdan que no eres la única persona en el mundo.

No hablas pero notas que estás vivo. El sonido de la respiración, el latido del corazón, la circulación. El silencio no existe.

La noche es otro mundo. Todo se ve distinto. De alguna manera algo me impide perdérmelo.

¿Es miedo o ansiedad?

Es increíble cómo la mente humana sigue funcionando a pesar de la falta de sueño.  Hasta qué punto se pueden meditar las cosas cuando el cerebro no es capaz de desconectar. Reflexión tras reflexión sin parar.

En busca de la verdad del hombre. ¿Cuánto es capaz de aguantar una persona sin dormir?

Supongo que algún día lo averiguaré.

Últimas publicaciones de Centaurea alba (ver todo)

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada