La muxer no conocida

Él fallabase en el mercado en la villa al final de lalcana, xunto a los sus amigos, vio una doncella, muy fermosa, mas qotras muxeres del lugar, los cabellos opacos por un pannuelo, una cesta xunto a la su cadera.

Él se acerco a la doncella, queria con ella fablar, ella tornose en otro sentido.

A pesar daquesta cosa, él insistió en fablalla.

-Las doncellas tan bellas no deberían estar solas.

Ella no fiÇo caso. Él volvio a fablar.

-No debieras salir de casa, podrias facer que no venga la primavera, ella podria facer questa no verná por miedo tu presencia e no ser tan fermosa como tu lo seis.

Ella riose pero no tornaba el su rostro.

Él dirigio su mirada a sus amigos, se reían gravemente, con grandes movimientos y alaracas.

No fizo caso e volviose a la doncella, fablando dulcemente.

-Por ti yo tomaria la luna e la fixaria a la terra por nos dar luz.

No facia nada, no había termino. Quedose pensando, momento qesta aprovechó para marcharse.

Él no la volvió a ver aunque barrió el mercado con sus ojos.

Yendo a su granja vio una persona que entraba e reconocela, era ella.

Entrando en casa preguntó:

-Muxer quien habemos invitado, he visto entrar una persona.

-Nadie ha venido, -responde su esposa en el interior dela alcoba, a donde se encontraba.

-No es verita, he visto desde el camino a una muxer pasar en esta casa.

-Marido yo he tornado de facer la compra ante el miedo a que la primavera no viniese, como tu me fablaste en el mercado, ¿o no estás de acuerdo con lo que me has fablado ? -Ella respondió.

Él fizose afectado. Non fabía conocido a su muxer en el mercado.

Últimas publicaciones de Rosa Maria Martin Cuadrado (ver todo)

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada