La vida no es sueño

—Madre. Escribir teatro quiero.

— ¡Non sueñes despierto! Que eso es de nobles y gente con dinero.

—Pero madre, ¿ya está usted con genio?

—Hijo… Tus anhelos son non dignos en nuestro gremio.

—Si tierras a rebosar tuviéramos, buen comercio se haría y estudiare con esmero.

—Si tuviéramos tierras, ¿crees que tu padre fuera zapatero?

—En mi menester non cabe tal oficio.

—Hijo, te lo ruego, no des malos ratos.

— ¡Escribir teatro es mejor que coser zapatos!

— ¿Cómo ahora tenés ese anhelo?

—El tío Antón se me llevó a ver una comedia.

—Tu tío Antón… ¡El tontorrón! Que llena de pájaros a cada merced y luego ríase del montón.

—Madre, ¿por qué decís eso del tío?

—Por que tu tío, óyeme bien, es de los que prenden la lumbre si hay calor y dejan la puerta abierta si hay frío.

Ursula M. A.

Me gusta crear historias (ya sean microrrelatos o narraciones más extensas) y que la gente disfrute leyéndolas. Mi género favorito es la fantasía, pero no rechazo adentrarme en cualquier otro que no sea complicado a mi parecer.

Últimas publicaciones de Ursula M. A. (ver todo)

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada