Maldito Tiempo

Todos los días a la msma hora, se levanta  con un pesar en su cuerpo, el cual aumenta hasta llegar a su alma.
Han pasado años desde que sus hojas nacientes comenzaron a caer de a una y lentamente.
Toma su taza de negro café, blancas píldoras en el mesón, mira hacia el fresco espejo que tiene enfrente y resume su vida en cada surco de su envejecido rostro.
La belleza de los primeros años ya se ha ido, alterado por los dibujos que han dejado los años que ha vivido.
Acaricia su cabello frente a la mujer del espejo, ya no se cuestiona nada, pues no tiene dudas, no hay nada más que descubrir.
En momentos de reflexión analizó el pasado y vivió el presente, que ya no lo es.

Maldito tiempo.

Preparada para absorber los últimos respiros de una vida que no soñaba cuando era una bella e inocente niña, pero sin embargo nunca fue peor de lo que en su más débil momento pensó.
Limitada a quererse, limitada a amarse en soledad. Su seca piel pide a gritos volver a amar, mira sus ojos, ya no sobresaltan en su hermoso rostro, cae una lagrima, una de las pocas que quedan dentro de su malgastada fuente de emociones de una vida llena de historias que están a punto de terminar.

Últimas publicaciones de Dea Noctis (ver todo)

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada