Alejarse del odio

Suelen darse ese tipo de situaciones… El corazón llega a pararse por un momento. No respires… porque duele. No te muevas. Y consigue establecer un silencio en tu interior. No te falles de nuevo. No vuelvas a cometer ese error.
Estás señalada. Marcada con un fuego ennegrecido que contrasta con los fulgores aparentes de quiénes te rodean. Para nada.
Vuelve a mirar atrás. Sal de ese lugar. Huye. La cobardía es otra cosa. Porque a veces es nuestra única salida. Alejarnos del odio.

¿Acaso es demasiado tarde? ¿Será imposible hacerme comprender que sólo se trata de un momento? Algo concreto… que altera mi equilibrio y… que es capaz de romper mi voz…

No soy capaz de acumular rencor.
Mi nombre en tus labios suena de forma diferente. Así que huyo. De ti. De todo.
Porque para mi dejó de ser suficiente el valor. Por encima de mí. Respirar Hondo. Y llorar únicamente sobre la superficie.
Alejarse como método. Como situación. Como nueva alternativa.
Recuperar mis constantes. Sentir con emoción cada paso. Y salir de aquí. Ahora. Por fin.

Ariana Gutierrez de la Torre

https://www.facebook.com/Relatosreflexionesymariposas

Últimas publicaciones de Ariana Gutierrez de la Torre (ver todo)

1 Comentario

  1. por Marco publicado el 01/12/2014  11:12 Responder

    Me resulta muy emotivo y conmovedor. Siempre leo lo que escribes y deseo de todo corazón que no sean relatos reales que te suceden a ti. Espero con ganas el siguiente. Saludos!

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada