¡QUE MAL ME SENTI!…

Peor que una «candidita»

sin promesa de canción

ni de una caña o café.

 

Como  colilla lanzada…

colocada entre dos dedos

y  un tercero la dispara.

 

Plantada como un geraneo

al que dan una patada…

y a otra galaxia lo largan.

 

Como un papel arrugado

que con dos manos se lanza

a papelera en canasta.

 

Como un klinex que ya usado

que no sirve para nada

sin saber dónde mandarlo.

 

Y, ahora cuando me veas

¿te escaquearás de mí…?

¿intentarás esfumarte…?.

 

Pues  te toca espabilar…

para darme mil disculpas

o «a otra» te has de buscar.

.

Me he sentido una basura

que tiras a un  contenaire…

¡sin importarte una higa!.

 

 

 

Últimas publicaciones de Victoria Permuy (ver todo)

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada