Puede parecer oscuro

 

PUEDE PARECER OSCURO

 

Prólogo.

Terminada una de mis amargas borracheras terrenales

desperté sobrio en el más sombrío andurrial

y, mientras me asfixiaba la pena en ese paraje extraviado

colgué mi cuello de un árbol.

 

Decía mi mente, mientras me ahogaba

latente me hablaba ¡aún con vida!

Mi mente… decía:

“Pertenece nuestra amada al recuerdo torrencial

y tan cuerdo en el disgusto, disfrutamos del alcohol

pendido, veremos la muerte llegar invocando a nuestro amor

cual se fue mucho antes enterrando juventud.

Claramente, lloraba ella perdiendo la vida

tan sufrida en inmensa plenitud

los demonios allegaban y los ángeles también

la besaban a tres mil kilómetros de aquí

tumbada en el altar de sábanas,

de momento, sus manos no se abrieron

y los ángeles trajeron amapolas para ella,

los demonios endiosados en el tálamo divino

abrigaban a la alcoba marital

pero ella ya no amaba en el páramo nupcial.

 

Impenitentes las tierras sepulcrales, ciegas al más no ser

señalan la arena suprema que cubre a la amada

crecen en ella amapolas, amapolas, para ella,

esculpidas en la patria temporal

dotan belleza a la tumba de imponente piedra,

brotan rojizas las flores de pétalo tibio

y, sin duda, en este paraje de nocturna lobreguez

repiten sus brotes bordando a la amada

en su tumba, impera el color de la amapola”.

Decía mi mente

y mientras colgaba aún latente

invoqué en recuerdo a mi amada,

puede parecer oscuro pero es un sentido amor

¡Adiós al pasado!,

mientras me ahogaba, cayó la vida, y mi mente calló.

Maikel

http://ellicordelaspalabras.blogspot.com/

Últimas publicaciones de Maikel (ver todo)

1 Comentario

  1. por victoriapermuy publicado el 09/03/2018  01:41 Responder

    Según te íba leyendo imaginaba un escenario con un sólo personaje y a su amada a muchos kilómetros, pero notándose su presencia, quizá por estar cubierta de amapolas sus manos... y yo, al igual que palco y patio de butacas nos pusimos en pié...
    Hola Maikel, se me olvidaba saludarte, no debería extrañarte, pero no me había dado cuenta y, como soy muy educada lo hago
    No me ha hecho falta cerrar los ojos, entre otras cosas tampoco podía inventarme la escena sin leerte.
    No sé qué decirte, pero diré solamente ¡BESTIAL! desde el prólogo al final. ¡¡¡ENHORABUENA!!!, como siempre... contigo es difícil encontrar adjetivos que puedan definirte, vaya ese como "prólogo"... sin más.
    Te haces de rogar, pero siempre vale la pena. Un saludo y te agradecemos tus visitas.

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada