TU SOMBRA, LA MÍA.

Y corrí tras tu sombra

sin decirle a la mía

que también me siguiera.

 

No dejé ni miguitas

para indicarle a la mía

el camino de vuelta.

 

Y quedó rezagada, perdida

sabe Dios en qué esquina

sin saber dónde estaba.

 

Y, como una niña

que pierde a su madre

se quedó llorando.

 

No llevó carteles:

“SOY DE FULANITA”

¡que venga a buscarme!.

 

Ni un triste teléfono

ni una dirección…

olvidé apuntarlo.

 

Haces que me olvide

de mi propio nombre

de mis apellidos…

 

De dónde he venido

dónde me dirijo

¡sólo sé tu nombre!.

 

Y de él no me olvido

lo tengo grabado

por si yo me pierdo…

 

Puedas encontrarme

siempre tras la TUYA

¡la MIA tú halles…!

 

Últimas publicaciones de Victoria Permuy (ver todo)

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada