Un cuento para Shaila

 

UN CUENTO PARA SHAILA

Prendía una vela de blanca luz, en viva llama                              

allí vivía, en el fondo de mi pecho                                                 

tan clara la llama ardía que bullía mi interior                             

iluminado en ese fuego a Dios le pedí belleza                              

y así fue, concediéndomela a ella                                            

una flor… mi pequeño amor                                                        

                                                                                                    

Crecía el tallo y sus hojas                                                              

crecía en pétalo flamante y mi corazón, sentía                           

ilusionado en esa vida que latía cesé mis tinieblas                     

y, desangrándome en la más pura felicidad                              

la nombré como siempre así lo haré                                                                                                  

plena flor… amor en mi vergel                                                                                                           

 

Lentamente, invadía mis venas su savia

irrumpía enterrando los tormentos,

bienvenida la alegría que portó hasta mí

tan devastadora, a los espantos de mi mente

de temores aquella flor me librará

 

Eternamente, mis ojos la verían

aferrados, sí existieran en un lapso inmortal

la amarían si mi vida no acabara

y mi sangre no sellara

convirtiéndome en mortal

para siempre la tendría, a esa flor…

mi pequeño amor

 

Si alguna vez olvido, nombrad su nombre

aquel que le di a la flor trepada en mí

y mi corazón lo recordará todo.

 

Maikel

http://ellicordelaspalabras.blogspot.com/

Últimas publicaciones de Maikel (ver todo)

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada