CUANDO VUELVAS

Te esperaré cada segundo

en todos los momentos

a todas horas y días…

te esperaré hasta que vengas.

 

Al amanecer y al anochecer

en el desayuno, comida, cena

cuando me despierte

y cuando me acueste.

 

Si al llegar me ves dormida

despiértame amor mío

no me dejes ni un segundo

de poder estar contigo.

 

Dame un beso en la mejilla

en la frente o en la mano

o simplemente me digas

un te quiero susurrando.

 

Me espabilaré enseguida

te diré te eché de menos

también te diré te quiero

te invitaré a que te acuestes.

 

Se me hará larga la espera

harta estoy de tanto viaje

sin tí mi vida es vacía

sin tí mi amor no soy nada.

 

Te estaré esperando amor

como siempre te he esperado

te colmaré de caricias

y de besos en tu cara.

 

Acabándote de ir

comienzo a esperar tu vuelta

ya me he acostumbrado a tí

y sin tí estoy que me muero.

 

Vuelve pronto vida mía

y quiéreme como lo has hecho

bueno, un poco más si puedes

que no me sobrará nada…

 

Tu regreso esperaré

para seguirte queriendo

yo sí que aún lo haré más

enloquecida me tienes.

 

En la cama o en el sofá (que sigue sin ser de IKEA)

de pié, o en una banqueta

comiendo o desayunando

pero por tí suspirando.

 

En cuanto sienta la llave

saldré corriendo a esperarte

te abrazaré fuertemente

se me hacen largos tus viajes.

 

Recuerda que cuando llegues

y si me encuentras dormida

despiértame, no te dé pena

¡tendré ganas de adorarte!.

 

 

 

 

 

Últimas publicaciones de Victoria Permuy (ver todo)

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada