CUANDO ME DESPIERTO

Después de una noche inconsciente

recordando o no mis sueños

en lo primero que pienso

es en tí, que eres mi cielo.

 

A veces no he soñado nada

o, eso es lo que me creo

si es antes de despertarme

lo “coso” para enterarme.

 

Doy puntada por puntada

para no perderme nada

a veces se rompe el hilo

y el sueño se deshilvana.

 

Y quiero recuperarlo

hasta volverme tarumba

y ya una vez en “marcha”

no doy puntada sin hilo.

 

Pero siempre estoy segura

de que en mi sueño has estado

lo noto por mi alegría…

por mis fuerzas, por mis ganas.

 

Antes no soñaba nada

porque no tenía motivos

ahora tengo hasta millones

por dármelos tú, cariño.

 

Mis días fueron oscuros

y mis noches negras, grises

desde que has vuelto conmigo

reviviste mis sentidos.

 

Todos, cada uno de ellos

te hallo por dónde ando

en los rincones te encuentro

y en las esquinas te “ataco”.

 

Sentido de mis sentidos

motivo das a mi vida

en mi pensamiento siempre

en mi corazón continuo.

 

Eres lo que más me importa

por lo que lucho día a día

mi ilusión, mil esperanzas

mi paz y a la vez locura.

 

Puede que tengas razón

las cosas pasan por un “algo”

a mí me cuesta creerlo

por tí quemaré mi mano.

 

Por el revés y derecho

y las dos, si tú me apuras

en tí confío mi vida, y…

en la unidad de quemados

 

¡Espero no verme un día!.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Últimas publicaciones de Victoria Permuy (ver todo)

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada