La chica de la sonrisa de primavera

Siempre me ha sorprendido la gente que llega a tu vida de casualidad y la llena de luz. Y te hacen ver por fin que hasta entonces te ha faltado algo, solo que aún no sabías el qué. Llegó una mañana sin avisar, sonrió y se iluminó todo.

Ella es única. Ella es de esas personas que no les preocupa estar guapa, porque lo está -o más bien lo es- con la cara lavada, con cara de sueño y hasta cuando se enfada. Ella es una de esas personas que no cambian su personalidad en función de quién la rodee, porque no lo necesita. Se acepta con sus fallos y sus aciertos, ríe a carcajadas, vive sin preocuparse del qué dirán.

Es una de las personas más fuertes que conozco. Solo ella sabe por lo que ha pasado, los golpes que ha tenido que esquivar y aquellos que no ha podido. Pero incluso en los días malos y en los peores, es capaz de armarse de valor y sonreír. Y que les jodan.

Y yo solo sueño con ser como ella de mayor.

Porque bendita sea la gente que hace de nuestro otoño, primavera.

(A)

Últimas publicaciones de Eva Marsen (ver todo)

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada