El dolor que me obsesiona

EL DOLOR QUE ME OBSESIONA

Amolado, mi corazón reposa
ha amado vacilándole a las chispas del averno
agua pura, la marea a su lado
reina mía he amado.
Y lejana cual mismísimo Plutón
soberana en el negro abismal
destella,
saben las estrellas chispear
y chispean, para ella
saltan las centellas de la hoguera
arde, lumínico fuego
siento en esas brasas como era
adorado al lado tuyo la recuerdo
y al soplarle a los tizones, vuelve…

Sopla el viento doblegando mis poemas
vuela, onírico sueño
pórtame en letargo al dolor que me obsesiona
echado sin ella, espero.
Blanco ángel, pétreo alado ser de tumba
fría estatua protectora, no me asusta
ni lo hará,
sueño ya reina mía recostado en modorra
búscame heredera, pídeme en tu sueño
y yo tumbado en mármol.
Sueña eterna ella
letargo, enciende la noche
y adentrarme pueda en su sepulcro
es mi sueño.

Despierta sepultura
es dolor, que me obsesiona…
…Y cavando la tierra de su tumba
topé el féretro
desolado en el lugar, lo alcé
vacío se hallaba
al mirar hacia el pórtico sublime
destellando cual vestido sepulcral
florecía mi reina,
acercándome en encuentro
pude sus ojos secar
llorosos,
y aquella luz brillante
gobernanta en dolor que me obsesiona
preguntó.
— ¿Cuál es tu dolor?
Es aquel que no dejara despedirte.
Abrazada mi reina a mí
simplemente, dulcemente contestó.
—Jamás fuese un adiós.

Por: «Yo 2020».

Maikel

Master, en el universo.

Últimas publicaciones de Maikel (ver todo)

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada