¡¡¡CACA, CACA, M—– PODRIDA!!!

No me sacaste a la calle

y estoy que me «fumo la pipa»

con el martillo hice astillas

y un porro me hice con ellas.

 

Y las uñas me mordí

las de las manos y piés

si tuviera en las orejas

las comería también.

 

«Toy» muy fueriosa mi cielo

pues hoy al futbol te fuiste

y en el sofá (no de ikea) me dejaste

tirada como colilla.

 

Y puse «telebasura»

y solo ví porquerías

la Pantoja con la Esteban

a la Mila y la María.

 

¡Qué tarde más asquerosa!

no sabes cómo echo en falta

tu «curriña» compañía

tus ocurrencias graciosas.

 

Y miraba las agujas

del reloj que está en la tele

parecían inmovibles

creí que estaba sin pila.

 

¡Cuánto te he echado de menos!

tan hecha a tí me tienes

que me siento muy perdida

desde el oeste hasta el este.

 

¡Menos mal que luego vienes!

tengo unas ganas de verte

que en cuanto oiga la llave

saldré a morderte a la puerta.

 

Y ladraré fuertemente

que los vecinos de enteren

que me dejaste solita

sin ningún remordimiento.

 

Mañana toca dos veces

al mediodía y la tarde

me dedicarás el día

y más horas de la noche.

 

¡Ya estoy oyendo la puerta!

salgo a tu encuentro ligera

y más ligera de ropa…

¡te voy a comer a besos!.

 

 

 

 

 

 

 

Últimas publicaciones de Victoria Permuy (ver todo)

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada