EL «NIÑO» QUE LLEVAS DENTRO

No dentro de tus entrañas

pero, sí dentro de tu alma

más que de un niño se trate

va a ser de «varios», cariño.

 

Porque es una guardería

como el parvulario de antes

de aquellos tiempos divinos

en que éramos ciento cuatro…

 

Y que copiabas de todos

y más de sus travesuras

que, incluso estando en la misa

te salían carcajadas…jajaja.

 

Cuánto más te reprimías

mucho más alto reías, jajaja

que, incluso el que estaba al lado

codazos y pisotones te hacía.

 

Pues ese niño, eres TU

el que no puede callarse

el que ríe y se sonríe

ni aún tapándole la boca.

 

El que dice lo que piensa

sin importarle un pepino

quien tenga al lado o el que pase

en cuanto sale a la calle.

 

Para él es el recreo

al que vas «despendolado»

pisando callos y juanetes

de los pies que van calzados.

 

Que, con sólo abrir la puerta

sale como de la cárcel

y con la brisa del aire

comienza a «desbarullarse».

 

Y le importa «tres cominos»

aparte de los «tres pepinos»

quien escuche griteríos

y las «chorradas» que hace.

 

Un niño libre, expontáneo

el que su corazón abre

para dejar que se escape

y como un libro abierto mostrarse.

 

Nunca te calles mi cielo

y jamás cierres tus ojos

escucha las risotadas

y salta como una liebre.

 

Deja libre tu alegría

para contagiar a todos

a los niñas y los niños

que a tu alrededor se encuentren.

 

Yo también soy una niña

compañera de tu clase

que se apunta a la excursión

dónde va un ser adorable.

 

Así te veo «mi niño»

así quiero verte siempre

mostrar a todos los niños

que llevas dentro cariño.

 

Ni lápices, libros, cuadernos

sólo patines, balones

cuerdas de saltar y gomas

cuentos de hadas e historias.

 

Ese es mi niño pequeño

el que tienen una sonrisa

para comerselo a besos…

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Últimas publicaciones de Victoria Permuy (ver todo)

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada